El futuro de Roberto Lavagna: la supervivencia de la tercera vía, el desafío de armar un bloque legislativo y sus próximos pasos en la política

Roberto Lavagna en el momento que reconoció que el resultado electoral había estado por debajo de sus expectativas (NA)
Roberto Lavagna en el momento que reconoció que el resultado electoral había estado por debajo de sus expectativas (NA) (Francisco Guala/)

Se terminó una etapa en Consenso Federal. El final de las elecciones, el flojo resultado logrado y la falta de volumen dirigencial ponen en jaque el proyecto que encabezó Roberto Lavagna durante los últimos años. La tercera vía volvió a desinflarse frente a la extrema polarización que suele adueñarse, desde hace varios años, del escenario político argentino.

A partir de diciembre de este año, cuando un nuevo gobierno esté instalado en la Casa Rosada, comenzará un nuevo desafío para la fuerza que fundó el ex ministro de Economía: sobrevivir. Para eso deberán armar, como si fuera un rompecabezas, un bloque en la Cámara baja, contener a los dirigentes de base que hicieron campaña en el territorio y evitar que comiencen a transitar un camino que desemboque en el Frente de Todos.

En el lavagnismo tienen esos objetivos en carpeta. Reconocen con sinceridad las limitaciones para estructurar una vía del medio y poder frenar algunas filtraciones de dirigentes. Sin embargo, están dispuestos a trabajar para convencer a todos los nombres propios que formaron parte del espacio durante el año electoral. Es la única forma de poder fortalecer una base política. Sobre todo en la provincia de Buenos Aires, donde lograron tener candidatos en la mayoría de los municipios.

Los principales dirigentes de Consenso Federal (NA)
Los principales dirigentes de Consenso Federal (NA) (Francisco Guala/)

El armado legislativo lo va a llevar adelante Graciela Camaño. Es la dirigente con más experiencia que tiene la fuerza política. Será la encargada de juntar, uno por uno, a los diputados que no quieran sumarse al Frente de Todos o que no tengan una base de referencia dentro de la cámara. En la lista de posibles integrantes hay legisladores de Salta, Mendoza y Santa Fe que no tienen una pertenencia definida. En el horizonte también aparece la posibilidad de lograr un acercamiento con los cuatro diputados cordobeses que ingresarán al recinto y que responden al gobernador Juan Schiaretti, quien ha marcado distancia del Frente de Todos.

Será un trabajo de hormiga que tenga como fin último resistir, una vez más, la polarización y tener un armado diferente al de los dos polos que representan el peronismo K y Cambiemos. Una tarea compleja por la debilidad en la que quedó el espacio después de perder casi 500.000 votos entre las PASO y las elecciones generales.

El ex ministro quiere impulsar el liderazgo de los dirigentes más jóvenes del espacio político
El ex ministro quiere impulsar el liderazgo de los dirigentes más jóvenes del espacio político

El trabajo territorial, en principio, quedará en manos de Alejandro “Topo” Rodríguez – diputado electo y referente de Consenso Federal en la provincia de Buenos Aires -, Marco Lavagna -que quedó afuera del Congreso- y Fernando Rozas, que fue candidato a diputado provincial en los últimos comicios. Los tres intentarán emparchar las grietas naturales que se generen en la fuerza después de la dura derrota del último fin de semana. La intención es armar reuniones distritales, trabajar en proyectos de políticas públicas y realizar capacitaciones. El espacio político está en formación y aspiran a mantenerlo y, en lo posible, a hacerlo crecer.

La estructura de Consenso Federal es muy pequeña. Una muestra de la falta de recursos que hubo en el tiempo electoral es que en muchas localidades el armado político fue financiado por los propios candidatos o por aquellos que formaban parte del círculo local. “El espacio funcionó en base a las convicciones más que a los recursos”, reflexionó un dirigente nacional del esquema lavagnista. Fue un trabajo artesanal frente a las dos fuerzas políticas que lucharon hasta el final por la presidencia de la Nación.

Roberto Lavagna junto a Matías Tombolini y Juan Manuel Urtubey, dos de los dirigentes más jóvenes de Consenso Federal
Roberto Lavagna junto a Matías Tombolini y Juan Manuel Urtubey, dos de los dirigentes más jóvenes de Consenso Federal

Roberto Lavagna tenía otras expectativas para las elecciones. Lo dijo públicamente cuando supo que los 9 puntos que había logrado en las elecciones primarias se habían reducido a 6. Esa baja en la cantidad de votos redujo también el ingreso de legisladores al Congreso, el objetivo más concreto que tenía el economista para poder fortalecer su fuerza política. Obtuvo cerca de 1.600.000 votos. Entiende que ese es el piso para empezar a construir la tercera vía. El futuro de ese espacio está íntimamente ligado a lo que suceda con Cambiemos y el Frente de Todos el próximo año. La unidad que hubo para las elecciones quizás no sea la realidad concreta dentro de unos meses.

Pese al golpe de la derrota y el difícil camino que tiene por recorrer Consenso Federal, Lavagna no dejará la política inmediatamente. Va a formar parte de un proceso de transición en el que el esquema dirigencial debe encontrar una ubicación dentro del mapa de la política nacional. En principio, no hay una fecha de vencimiento para el trabajo del ex ministro en la política. Dependerá de sus ganas y del escenario económico y social de los próximos meses.

Su deseo es empujar hacia adelante a los dirigentes más jóvenes del espacio para que se hagan cargo de hacer crecer la tercera vía. En esa lista están su compañero de fórmula, Juan Manuel Urtubey; quienes fueron candidatos a gobernador y jefe de Gobierno porteño, Eduardo “Bali” Bucca y Matías Tombolini; el diputado electo “Topo” Rodríguez y su hijo Marco Lavagna. Quiere que el esfuerzo hecho en los últimos meses sirva como base de apoyo para hacer crecer un esquema político antigrieta. Ese es su gran anhelo.

Seguí leyendo

Alberto Fernández ya hace equilibrio para satisfacer a socios y aliados en su próximo gobierno

Gobernadores, intendentes y sindicalistas: quiénes estuvieron junto a Alberto Fernández en la asunción de Juan Manzur

Lo Último

Alfredo Cornejo versus Miguel Pichetto: el control del futuro gobierno quedó en medio de una dura disputa entre los socios de Juntos por el Cambio

Miguel Angel Pichetto y Alfredo CornejoPor el artículo 85 de la Constitución Nacional. “el control externo del sector público nacional en sus aspectos patrimoniales, económicos, financieros y operativos, será una atribución propia del Poder Legislativo”, sustentados en dictámenes de Auditoría General de la Nación. Y “el presidente del organismo será designado a propuesta del partido político de oposición con mayor número de legisladores del Congreso”. Ese es el argumento central que esgrime Alfredo Cornejo, presidente de la UCR, para negarse a la posibilidad de que Miguel Angel Pichetto sea el propuesto por ocupar ese puesto. En efecto, sumados los diputados y senadores, la UCR tiene 63 legisladores, en tanto el PRO (que sería el partido que propondría al senador peronista) tiene 59 legisladores. Es verdad que en el partido de gobierno hasta el 10 de diciembre esperan sumar a ese número los senadores que son aliados de Juntos por el Cambio pero, en el fondo, lo que se está discutiendo ..

A %d blogueros les gusta esto: