El dólar sigue en “modo electoral”, con escasas variantes y la regulación del Banco Central

El precio del dólar sube más de 50% en 2019. (Gustavo Gavotti)
El precio del dólar sube más de 50% en 2019. (Gustavo Gavotti)

El dólar sigue operando dentro de un estrecho canal, que tuvo un techo próximo a los 62 pesos al público -alcanzado en agosto- y un piso cercano a 58 pesos, que tocó a comienzos de septiembre.

En el medio, el valor de la divisa evoluciona con una muy gradual tendencia alcista, en un marco de restricciones para la demanda, el nuevo “cepo” que impide operaciones para atesoramiento mayores a USD 10.000 mensuales, y la supervisión del Banco Central, que interviene con ventas para evitar movimientos bruscos en el mercado.

La estabilización del tipo de cambio en este “modo electoral” no tiene otro objetivo que el de llegar a las presidenciales sin sobresaltos financieros, aún con el costo de una notable pérdida de reservas.

En el circuito minorista la divisa de EEUU es vendida a $60,22 en el promedio de bancos del microcentro.

En el segmento mayorista se mantiene a $57,84, con puntuales ventas del BCRA desde la apertura de la rueda.

El Gobierno enfrenta esta semana vencimientos de deuda por alrededor de USD 600 millones, para los que hará uso de las reservas del Banco Central.

Los pagos serán este martes, por el vencimiento del cupón del Bonar 2020 (USD 117,8 millones), y el viernes, con el pago de una Letra del Tesoro por USD 464 millones, cuyo monto se redujo a la mitad por el reperfilamiento compulsivo. El resto de los pagos se efectuaría en un 25% a los 90 días y el 60% a los seis meses del plazo original.

En las últimas ruedas se observó una compresión de la brecha de cotizaciones entre el dólar oficial y las paridades que derivan de la operatoria bursátil, como el dólar MEP y el “contado con liquidación”, que se acerca al 15 por ciento.

“Aún cuando se extiende el descenso en la tasa de Leliq, además de la sangría de depósitos y reservas, las ‘brechas’ esta vez cedieron terreno”, puntualizó el economista Gustavo Ber.

Tras la autorización del organismo multilateral, desde la semana pasada el Gobierno viene utilizando los dólares de una remesa del FMI que se preservaba como refuerzo de las reservas del Central.

La semana anterior el Ministerio de Hacienda aclaró que esos recursos, por alrededor de USD 7.200 millones, fueron entregados por el organismo al inicio del programa stand by como “refuerzo presupuestario”, para atender situaciones que no se pueden afrontar con recursos del Tesoro

De ese total, Hacienda ya utilizó USD 1.963 millones para atender pagos de títulos en pesos y en dólares, que se realizaron en la última semana de septiembre. Ahora el total de recursos se redujo a 5.130 millones de dólares tras los pagos de deuda que se realizaron.

“Para estimar cómo será la transición de los últimos meses del año, además de las regulaciones por parte del Banco Central, es clave observar el nivel de reservas, las necesidades de financiamiento y la potencial negociación de deuda en el próximo año”, indicó un reporte de Balanz Capital.

Las reservas internacionales restaron USD 104 millones y alcanzaron este lunes los USD 48.070 millones, según datos sujetos a ajuste. Estos activos cedieron unos USD 18.239 millones desde el 12 de agosto pasado, un 27,5%, para quedar en mínimos desde el 29 de octubre pasado.

Asimismo, el saldo depósitos en dólares del sector privado en efectivo acusó a partir de las PASO un descenso de 34,6% u USD 11.252 millones, para sumar el pasado 3 de octubre unos USD 21.247 millones, el monto más bajo desde diciembre de 2016.

Para los expertos de Portfolio Personal Inversiones, es “sin dudas una buena señal ante la desaceleración reflejada” en la salida de divisas del sistema financiero, pero insistieron en que existe “un goteo continúo que no logra cerrarse, ni esperamos lo haga de muy corto plazo”.

SEGUÍ LEYENDO:

Los motivos por los que el Riesgo País bajó más de 6% en dos días

El déficit por turismo superó los USD 5.000 millones el último año y se llevó la mitad del superávit comercial

Lo Último

La nueva directora del FMI alertó sobre una desaceleración económica en el 90% de los países

Kristalina Georgieva en su primer discurso como directora del FMI (Mark Wilson/Getty Images/AFP) ((AFP)/)La nueva directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, advirtió este martes sobre una desaceleración económica en el 90% de los países del mundo, durante su primer discurso al frente de la organización multilateral. “En 2019, esperamos un crecimiento más lento en casi el 90% del mundo. La economía global se encuentra ahora en una desaceleración sincronizada”, dijo Georgieva en la sede central del FMI, en Washington, en el marco de las jornadas previas a la Asamblea Anual del organismo.La economista búlgara, que sucede en el cargo a Christine Lagarde explicó que por esta desaceleración generalizada, el crecimiento de este año caerá a su ritmo más bajo desde el comienzo de la década. Y consideró que los números reflejan una situación compleja.Los países deben reducir su déficit fiscal, pero de una forma que no afecte a la educación y a la salud. Es una lección que aprendimos en todos los países en los que nos comprometimosGeorgieva hizo esta valoración una semana antes del inicio de la Asamblea Anual conjunta del FMI y el Banco Mundial (BM), en la que ambas instituciones presentarán sus proyecciones económicas y que reunirá a los principales ministros de economía y banqueros centrales de todo el mundo. En este sentido, aclaró que las nuevas perspectivas económicas serán “a la baja” respecto a las últimas presentadas en julio en Chile, en las que el organismo redujo en una décima sus previsiones de crecimiento global para 2019, hasta el 3,2 %, y para 2020 al 3,5 %.En su análisis, Georgieva argumentó que la actividad económica “se está ablandando” en economías avanzadas, como en los Estados Unidos, Japón y, especialmente, en los países de la zona euro, mientras que en mercados emergentes, como India y Brasil, la desaceleración es aún más pronunciada.También advirtió sobre “vulnerabilidades financieras”, ya que en algunos países, las empresas están aprovechando las tasas bajas y acumulando deuda para financiar fusiones y adquisiciones, en lugar de invertir. Según el análisis del organismo, si ocurre una recesión importante, la deuda privada de las empresas (corporativa) en riesgo de incumplimiento aumentaría a USD 19 billones (millón de millones) o casi el 40% de la deuda total de las ocho principales economías. Esto está por encima de los niveles observados durante la crisis financiera.“Las bajas tasas de interés también están impulsando a los inversores a buscar mayores rendimientos en los mercados emergentes. Esto deja a muchas economías más pequeñas expuestas a una salida repentina de los flujos de capital”, aclaró.Georgieva no se refirió en forma directa a la Argentina, pero habló sobre los países que reciben ayuda del fondo (Photo by NICHOLAS KAMM / AFP) ((AFP)/)"“La precaria perspectiva —continuó— presenta desafíos para los países que ya enfrentan dificultades, incluyendo algunos de los países del programa del fondo”. Aunque no se refirió en forma directa en ningún momento a la Argentina. Sobre el final de la presentación, en el momento de las preguntas, remarcó que los programas implementados por el fondo asisten a países en situaciones desesperadas o economías devastadas y que por lo tanto sus efectos pueden ser duros sobre la gente, pero hay que pensar qué pasaría si el FMI no estuviera.En otro momento, también en una posible alusión a la Argentina, Georgieva señaló que los países deben reducir su déficit fiscal, pero de una forma que no afecte a la educación y a la salud. “Es una lección que aprendimos en todos los países en los que nos comprometimos”, dijo.Sin embargo, celebró que cerca de 40 mercados emergentes y economías en desarrollo, incluyendo 19 del África subsahariana, tendrán tasas de crecimiento del PBI superiores al 5%. En su discurso, además, Georgieva remarcó que la responsabilidad de la desaceleración económica global responde a las disputas comerciales, como la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, las diferentes tensiones geopolíticas y el posible impacto del Brexit. “Hemos hablado en el pasado sobre los peligros de las disputas comerciales. Ahora, vemos que en realidad están pasando factura”, concluyó.Seguí leyendoEl dólar sigue en “modo electoral”, con escasas variantes y la regulación del Banco CentralMartín Redrado: “Nos hace tener miedo que mañana alguien pueda aumentarnos los impuestos y sacarnos una parte de lo que ahorramos”

A %d blogueros les gusta esto: