Bienes Personales: 5 alternativas que analiza Alberto Fernández para modificar el impuesto

Los especialistas dicen que se puso límites a gravar Ganancias más allá de un monto, pero que nunca se habló de Bienes Personales (iStock)
Los especialistas dicen que se puso límites a gravar Ganancias más allá de un monto, pero que nunca se habló de Bienes Personales (iStock)

Alberto Fernández confirmó que una de las alternativas que tiene en estudio para cubrir el bache fiscal es una modificación en el impuesto a los Bienes Personales y generó un enorme revuelo.

Las sospechas sobre un movimiento de estas características vienen de hace varias semanas, como lo reflejó en su momento Infobae. Pero ahora ya hay una confirmación del candidato presidencial de que efectivamente se avanzará en esa dirección para recaudar más y alcanzar el equilibrio presupuestario.

No hay mayores detalles sobre lo que se intentaría hacer con este gravamen y posiblemente no se haya discutido internamente. Pero sí está claro que será una de las fuentes de recursos. A partir de esta lectura se abre una serie de conjeturas sobre el abanico de opciones disponible para la próxima administración, si es que Frente de Todos gana las elecciones de octubre próximo.

Ya hay una confirmación del candidato presidencial de que efectivamente se avanzará en esa dirección para recaudar más y alcanzar el equilibrio presupuestario

Y algunas de estas posibilidades, coinciden los expertos, son las siguientes:

1 – Aumento “liso y llano” de la alícuota. Luego de la última reforma tributaria, el impuesto a los Bienes Personales pasó al 0,75% anual a partir de los 18 millones de pesos de activos declarados. La opción más fácil sería llevarla nuevamente a niveles de 1,25%, que fue el vigente durante los años del gobierno de Cristina Kirchner, aunque incluso no se descarta que el ajuste sea superior.

¿Existe algún nivel en el que se pueda considerar “confiscatorio”? Los tributaristas aseguran que la Justicia puso límites a gravar el impuesto a las Ganancias más allá de un monto, pero que nunca se pronunció en ese sentido en el caso de Bienes Personales.

Alberto Fernández  presentó ayer su Plan contra el Hambre (Franco Fafasuli)
Alberto Fernández presentó ayer su Plan contra el Hambre (Franco Fafasuli)

2 – Un fuerte ajuste de alícuota por “única vez”. Entre los tributaristas se menciona la opción de efectuar un fuerte aumento de carácter excepcional, que tendría como objetivo conseguir un gran aumento de la recaudación de una vez. La justificación sería la crisis que deja el macrismo y la necesidad de equilibrar rápidamente las cuentas públicas. El propio Alberto Fernández dejó en claro que su preocupación es mejorar el estado de las cuentas públicas, citando el ejemplo uruguayo.

¿De cuánto podría ser el incremento de estas características? Algunos arriesgan entre 3% y 5%, pero ambas opciones igual suenan exageradas. Luego, el nivel volvería a la situación previa, es decir 0,75%. Cualquiera de estos cambios debería ser aprobado por el Congreso, ya que se trata de alícuotas impositivas.

Sergio Massa propuso en su momento, distinguir entre los bienes que están en la Argentina y los del exterior, similar a lo que ocurre en Uruguay
Sergio Massa propuso en su momento, distinguir entre los bienes que están en la Argentina y los del exterior, similar a lo que ocurre en Uruguay

3. Distinguir entre los bienes que están en la Argentina y los que se mantienen en el exterior. Es una de las opciones que en su momento había propuesto Sergio Massa como diputado del Frente Renovador. Incluso este año había indicado que “no había que tener miedo” de aplicar un fuerte gravamen diferencial cuando se trata de activos fuera de la Argentina. El caso más claro son inmuebles o cuentas radicadas en el exterior. El reciente sinceramiento fiscal permitió ingresar aun sin necesidad de traer los activos al mercado argentino, lo cual fue una de las claves del éxito del blanqueo.

En los últimos días se dejó trascender que no sería una opción que esté en estudio, pero claramente no debe descartarse. Existe un caso en el que ya se diferencia la tenencia de un activo en la Argentina o fuera del país. Una acción con oferta pública paga 15% de impuesto a la renta financiera si la tenencia es local, pero sube al 35% si es el mismo papel pero la tenencia es a través de un ADR en Wall Street.

Si bien el impuesto actual arranca en 0,25% para niveles muy bajos, con un patrimonio de 18 millones de pesos, es decir el equivalente a 300.000 dólares, ya se pasa a la categoría máxima de 0,75%. En la mayoría de los países que aplican algún tipo de impuesto al patrimonio, se empieza a tributar en escalas mucho más altas

4. Mantener o incluso extender las exenciones del impuesto. En el caso de un aumento de la alícuota se podrían mantener las exenciones a Bienes Personales. Por ejemplo, los depósitos en el sistema bancario local tanto en pesos como en dólares están exceptuados. En ese caso, quienes retiraron por ejemplo plazos fijos en dólares pasarían a tributar, ya que para el fisco el dinero se mantiene en efectivo. Si se va a mayores niveles de impuesto, crece mucho el incentivo a depositar dólares en el sistema bancario local para no quedar sujeto al tributo. Eventualmente podrían agregarse otros activos que también podrían quedar sujetos a exenciones especiales, con el objetivo de “seducir” a los inversores.

5. Aumentar la progresividad del tributo. Si bien el impuesto actual arranca en 0,25% para niveles muy bajos, con un patrimonio de $18 millones, es decir el equivalente a 300.000 dólares, ya se pasa a la categoría máxima de 0,75%. En la mayoría de los países que aplican algún tipo de impuesto al patrimonio, se empieza a tributar en escalas mucho más altas. Esto permitiría dejar afuera a contribuyentes claramente de “clase media” que hoy están alcanzados por el impuesto y aumentar considerablemente la presión sobre los que están en la punta de la pirámide de ingresos. Así, el próximo gobierno podría justificar que en la práctica se busca gravar a los realmente ricos.

Seguí leyendo:

En el primer mes de control de cambios, salieron de los bancos USD 11.000 millones

En medio de las dudas sobre cómo Argentina pagará su deuda, el riesgo país cedió 3 por ciento

Lo Último

La nueva directora del FMI alertó sobre una desaceleración económica en el 90% de los países

Kristalina Georgieva en su primer discurso como directora del FMI (Mark Wilson/Getty Images/AFP) ((AFP)/)La nueva directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, advirtió este martes sobre una desaceleración económica en el 90% de los países del mundo, durante su primer discurso al frente de la organización multilateral. “En 2019, esperamos un crecimiento más lento en casi el 90% del mundo. La economía global se encuentra ahora en una desaceleración sincronizada”, dijo Georgieva en la sede central del FMI, en Washington, en el marco de las jornadas previas a la Asamblea Anual del organismo.La economista búlgara, que sucede en el cargo a Christine Lagarde explicó que por esta desaceleración generalizada, el crecimiento de este año caerá a su ritmo más bajo desde el comienzo de la década. Y consideró que los números reflejan una situación compleja.Los países deben reducir su déficit fiscal, pero de una forma que no afecte a la educación y a la salud. Es una lección que aprendimos en todos los países en los que nos comprometimosGeorgieva hizo esta valoración una semana antes del inicio de la Asamblea Anual conjunta del FMI y el Banco Mundial (BM), en la que ambas instituciones presentarán sus proyecciones económicas y que reunirá a los principales ministros de economía y banqueros centrales de todo el mundo. En este sentido, aclaró que las nuevas perspectivas económicas serán “a la baja” respecto a las últimas presentadas en julio en Chile, en las que el organismo redujo en una décima sus previsiones de crecimiento global para 2019, hasta el 3,2 %, y para 2020 al 3,5 %.En su análisis, Georgieva argumentó que la actividad económica “se está ablandando” en economías avanzadas, como en los Estados Unidos, Japón y, especialmente, en los países de la zona euro, mientras que en mercados emergentes, como India y Brasil, la desaceleración es aún más pronunciada.También advirtió sobre “vulnerabilidades financieras”, ya que en algunos países, las empresas están aprovechando las tasas bajas y acumulando deuda para financiar fusiones y adquisiciones, en lugar de invertir. Según el análisis del organismo, si ocurre una recesión importante, la deuda privada de las empresas (corporativa) en riesgo de incumplimiento aumentaría a USD 19 billones (millón de millones) o casi el 40% de la deuda total de las ocho principales economías. Esto está por encima de los niveles observados durante la crisis financiera.“Las bajas tasas de interés también están impulsando a los inversores a buscar mayores rendimientos en los mercados emergentes. Esto deja a muchas economías más pequeñas expuestas a una salida repentina de los flujos de capital”, aclaró.Georgieva no se refirió en forma directa a la Argentina, pero habló sobre los países que reciben ayuda del fondo (Photo by NICHOLAS KAMM / AFP) ((AFP)/)"“La precaria perspectiva —continuó— presenta desafíos para los países que ya enfrentan dificultades, incluyendo algunos de los países del programa del fondo”. Aunque no se refirió en forma directa en ningún momento a la Argentina. Sobre el final de la presentación, en el momento de las preguntas, remarcó que los programas implementados por el fondo asisten a países en situaciones desesperadas o economías devastadas y que por lo tanto sus efectos pueden ser duros sobre la gente, pero hay que pensar qué pasaría si el FMI no estuviera.En otro momento, también en una posible alusión a la Argentina, Georgieva señaló que los países deben reducir su déficit fiscal, pero de una forma que no afecte a la educación y a la salud. “Es una lección que aprendimos en todos los países en los que nos comprometimos”, dijo.Sin embargo, celebró que cerca de 40 mercados emergentes y economías en desarrollo, incluyendo 19 del África subsahariana, tendrán tasas de crecimiento del PBI superiores al 5%. En su discurso, además, Georgieva remarcó que la responsabilidad de la desaceleración económica global responde a las disputas comerciales, como la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, las diferentes tensiones geopolíticas y el posible impacto del Brexit. “Hemos hablado en el pasado sobre los peligros de las disputas comerciales. Ahora, vemos que en realidad están pasando factura”, concluyó.Seguí leyendoEl dólar sigue en “modo electoral”, con escasas variantes y la regulación del Banco CentralMartín Redrado: “Nos hace tener miedo que mañana alguien pueda aumentarnos los impuestos y sacarnos una parte de lo que ahorramos”

A %d blogueros les gusta esto: