Para Qatar, el Mundial es un paso más en su ambición de ser una potencia

Después de alzar la selección francesa la Copa del Mundo en Rusia , se inició la cuenta atrás hacia la próxima edición, que se realizará en Qatar en 2022. El pequeño emirato comparte rasgos esenciales con las otras petromonarquías del Golfo: una dictadura absolutista, un marcado conservadurismo, la posesión de grandes reservas minerales, o un desarrollo acelerad en las últimas décadas gracias a la mano de obra extranjera barata (y a menudo explotada).

Sin embargo, hay un aspecto que la distingue de los otros pequeños Estados vecinos: su mayor ambición en el escenario internacional, donde quiere jugar el papel de una potencia regional. Precisamente, en esa desacomplejada proyección exterior se halla la raíz de su conflicto con algunos de sus vecinos, con Arabia Saudita a la cabeza, que desencadenó el estricto bloqueo por tierra, mar y aire que padece desde hace un año.

Tras relevar su padre en 1995, el emir Hamad bin Khalifa al-Thani culminó la transición de una atrasada colonia del Imperio Británico a un centro económico de nivel mundial iniciada en los años 70. El emir propició una apertura del país al mundo, que ejemplificó con el establecimiento de la primera cadena de televisión pan-árabe: Al-Jazeera. La cadena revolucionó el tedioso panorama mediático de la región, a la vez anticipando y promoviendo una era de cambios trascendentales.

Una imagen de Doha, la capital del emirato
Una imagen de Doha, la capital del emirato Fuente: Reuters

Al-Jazeera puso a Qatar en el mapa, multiplicando su influencia y las ambiciones de su monarca, sustentadas sobre unos ingentes reservas de gas natural. El país tiene dos millones de habitantes, de los cuales poco más de un 10% son ciudadanos qataríes, y sólo entre ellos se reparten los beneficios de sus yacimientos. El resto son extranjeros, ya sea de trabajadores de cuello blanco venidos de Occidente, o obreros filipinos y del subcontinente indio. Sobres esta bases, Qatar se ha convertido en uno de los país con una renta per cápita más alta del mundo con aproximadamente 125.000 dólares.

Desde que en 1825 la dinastía al-Thani gobierna Qatar, su política exterior se ha basado en preservar su independencia aliándose con una superpotencia mundial, primero fue Gran Bretaña y luego Estados Unidos. Actualmente, es la sede de la base militar naval norteamericana más grande de todo Medio Oriente. Probablemente, sin ella Washington no habría podido lanzar las guerras de Irak y Afganistán tras el 11 de Septiembre .

Lo Último

Angela Merkel pone fin a una era y abandona la dirección de su partido en Alemania

Tras 18 años de reinado, Angela Merkel entrega este viernes las riendas de su partido …

A %d blogueros les gusta esto: