Cinco cosas que no sabías del rock nacional en estudios

Rec & Roll (Aguilar) es el nuevo libro del ingeniero de sonido Mario Breuer, que trabajó junto a buena parte del rock nacional a lo largo de más de cuatro décadas de carrera. Estas son algunas de las historias detrás de las grabaciones.

1. Spinetta pagó de más por un disco

Breuer tenía algunos problemas en su estudio mientras grababa el debut de Los Socios del Desierto. "Luis decidió pagarme el doble", recuerda. "Le dije: 'Es mucho menos'. El me contestó: 'No, esto es lo que vale tu trabajo'."

2. Charly García tuvo un colaborador misterioso

Un día, el dueño del estudio en el que se grabó Parte de la religión le dijo a Breuer que había pasado un chico a dejar unos disquetes con samples de batería. Breuer no sabe quién fue, pero usó esos samples en casi todo el disco.

3. Miguel Abuelo era muy metódico

"Todos lo describen como caótico, pero en el estudio era el que llevaba el orden", dice Breuer sobre Abuelo. Además, le enseñó la "estructura piramidal": "En la base, una estructura fuerte; en el medio, los arreglos, y en la punta, Mike. ¡Luces sobre Mike!".

4. Sumo se peleó con los técnicos de CBS

CBS tenía a los mejores ingenieros, pero Pettinato no lograba el sonido de saxo que buscaba para Corpiños en la madrugada, así que pidió a Breuer. La compañía se negó, y Breuer terminó trabajando en el siguiente disco de Sumo.

5. El Indio Solari escondía su voz en los discos

"No le gustaba escucharse", dice Breuer. "Me pedía que le bajara la voz. En Lobo suelto, cordero atado, las voces están enterradas por orden suya."

Lo Último

50 años de Rolling Stone: las charlas con el poder político

Desde Nixon hasta Trump, RS buscó informar sobre los presidentes con la misma pasión, personalidad y curiosidad que ponía en el rock & roll

A %d blogueros les gusta esto: