“Solteras y organizadas”, cómo son las mujeres que compran mejor para luego gratificarse más

Por Graciela Gioberchio

La misma meticulosidad con la que planifican el tiempo libre y los placeres de vivir solas, la aplican en la organización de su economía hogareña. A la hora de cargar el changuito, ellas –mayoría profesionales, de niveles medio alto y sin cargas familiares– son más racionales, precavidas y mejores administradoras que los hombres que también son únicos habitantes de sus viviendas. La descripción corre por cuenta de especialistas en hábitos de consumo que analizan con lupa la forma de comprar de los singles, el fenómeno social que no para de crecer en la Argentina y el mundo.

Frente a las góndolas, ellas se diferencian de ellos porque siguen más de cerca las ofertas, los días de descuentos e incluso estudian qué productos elegir a partir de la comparación de sus precios por kilo o litro. Atentas a la reposición, en sus memorias visuales tienen presente lo que contienen sus heladeras y alacenas. Sin llegar a stockearse como una familia tipo, suelen comprar más de una unidad por producto y ahorran optando por segundas marcas y las propias de los supermercados. Alimentos frescos, congelados, perfumería, cosmética y hasta comida especial y artículos de pet shop para sus mascotas, son algunas de las categorías que más compran.

Para Mariela Mociulsky, directora de Trendsity, las “singles and planners” -como las define- planifican su tiempo libre, con quién salir o viajar, qué hobby realizar, o qué alimentos saludables elegir, “y de esa misma manera y con esa autonomía también administran sus economías domésticas”.

A la hora de cargar el changuito, ellas –mayoría profesionales, de niveles medio alto y sin cargas familiares– son más racionales, precavidas y mejores administradoras que los hombres (Getty)

A la hora de cargar el changuito, ellas –mayoría profesionales, de niveles medio alto y sin cargas familiares– son más racionales, precavidas y mejores administradoras que los hombres (Getty)

En un reciente estudio cualitativo sobre hogares unipersonales, la consultora BAcanal indaga en las relaciones de consumo que mantienen grupos de mujeres y hombres, de 35 a 45 años, en su mayoría profesionales de niveles socioeconómicos medio y alto, que viven solos en los principales centros urbanos del país: Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Córdoba y Rosario.

“Estas mujeres trabajan muchas horas y no les sobra el tiempo, pero se toman el trabajo de buscar qué comprar en cada categoría. En cambio, los hombres que viven solos, también bastante ocupados, dan por tierra esa posibilidad: dicen ‘no tengo tiempo para buscar ofertas’ y bien pragmáticos resuelven la compra del momento en los autoservicios chinos o el delivery”, señaló aInfobae, Patricia Sosa, directora asociada de la empresa.

“En las mujeres que viven solas observamos una tendencia hacia las segundas marcas y marcas propias de cadenas de supermercados y también de mayoristas. Y el ahorro que consiguen con esas elecciones tiene un sentido de gratificación que muchas veces la suelen concretar en las peluquerías y centros de belleza”, detalló Sosa. Por algo, la coloración del cabello y la depilación son los tratamientos cosméticos más populares entre las argentinas, según las mediciones que realiza Kantar Worldpanel.

Ahorran el supermercado para luego gratificarse de otras maneras (Getty)

Ahorran el supermercado para luego gratificarse de otras maneras (Getty)

Victoria es diseñadora gráfica, tiene 35 años y vive en Coghlan con su gato, su tortuga y sus plantas. Su rutina de compra está organizada exclusivamente en base a los días de descuentos especiales por pago con tarjeta y a las ofertas del dos por uno y rebajas en la segunda unidad. “Llevar un control de las compras me permite ahorrar y disfrutar, por ejemplo, en lo que cada seis meses gasto para alisar mi pelo”, cuenta entusiasmada.

El estudio de BAcanal también da cuenta de que, a pesar de las quejas por los aumentos de precios, las mujeres solas no quieren resignar las marcas líderes para determinados cuidados personales, como el bendito pelo, siempre tan prioritario. “Mixean entre dos o tres primeras marcas -contó Sosa-, siguiendo esa idea de que para tener un cabello fuerte cada tanto es conveniente cambiar de shampoo”. Tampoco quieren abandonar sus gastos en fitness, ropa, zapatos y carteras. “En indumentaria buscan nuevas tiendas y outlets también en versión online y se suman a las escapadas de compras a Chile y Miami”.

El crecimiento de los hogares unipersonales es una tendencia global que se acentúa cada vez más. Los factores que la generaron gozan de buena salud: se privilegia el desarrollo personal, se pospone la convivencia y la llegada de los hijos o se opta por el estilo “living apart together“, los llamados LAT que no están solos, pero con cama afuera. “Se trata de un grupo de consumo -sintetizó Mociulsky- que defiende su independencia, las salidas periódicas con amigos, una vida cultural intensa y los gustos en tecnología, entretenimiento, belleza, arte, viajes, vinos”.

Las mujeres solas tienen más predisposición a contar con una mascota en su hogar a la que consideran parte de su familia (Getty)

Las mujeres solas tienen más predisposición a contar con una mascota en su hogar a la que consideran parte de su familia (Getty)

“En la Ciudad de Buenos Aires ya superan el 35% y, en promedio, más del 60% los conforman mujeres. En Mendoza, el 25% y las grandes capitales de provincias están a la cabeza del incremento. En general, la edad promedio de los habitantes de estos hogares se ubica entre los 30 y 49 años”, describió Damián Di Pace, director de Focus Market. En su informe “Tendencias de los hogares unipersonales en Argentina”, el especialista plantea que el mercado aún no ha desarrollado opciones de productos y servicios, por ejemplo, internet y cable, pensados para su “pequeña economía de escala”.

¿En qué otros rubros las mujeres solas compran más que los hombres solos? Di Pace apunta dos categorías donde ellas se destacan: turismo y mascotas. “La experiencia de conocer el mundo las gratifica más que tener bienes, por eso en lugar de pedir un préstamo hipotecario, muchas mujeres que viven solas eligen seguir alquilando y, en todo caso, sacan un préstamo personal para hacer un viaje”, indicó a Infobae.

En cuanto a las mascotas, el experto de Focus Market sostuvo que “el 66 % de los hogares argentinos tiene perros y el 32% gatos. En ese universo, las mujeres solas tienen más predisposición a contar con una mascota en su hogar a la que consideran parte de su familia y para la que no sólo compran alimento, sino también juguetes, abrigos, golosinas y gran variedad de accesorios”.

La misma meticulosidad con la que planifican el tiempo libre y los placeres de vivir solas, la aplican en la organización de su economía hogareña (Getty)

La misma meticulosidad con la que planifican el tiempo libre y los placeres de vivir solas, la aplican en la organización de su economía hogareña (Getty)

“Mi tiempo libre es para mí y para mi perra boxer, que se lleva un buen presupuesto en alimento especial y prepaga”, dice Gabriela, 44 años, licenciada en administración de empresas, decidida a vivir libre en su casa reciclada de Vicente López. Entiende que sus conocimientos contables han potenciado su misión de “single and planner”, según compara, mucho más que sus amigos que viven solos.

“Por su capacidad de consumo por encima de la media, sus premisas centradas en la planificación y el placer, y su pronóstico de sostenido crecimiento para los próximos años, este segmento de los hogares unipersonales se ha convertido en un target especialmente buscado por empresas y anunciantes”, concluyó Mociulsky.

Lo Último

En Argentina se registran 6.500 nuevos casos de VIH por año

En Argentina cada año se registran 6.500 nuevos diagnósticos de VIH. Se trata de una …

A %d blogueros les gusta esto: