Puigdemont redobla su desafío: se refugia en Bélgica y denuncia una persecución

Puigdemont redobla su desafío: se refugia en Bélgica y denuncia una persecución
Puigdemont redobla su desafío: se refugia en Bélgica y denuncia una persecución. Foto: Reuters / Yves Herman

MADRID.- Carles Puigdemont no está dispuesto a terminar el show de la independencia. El presidente de Cataluña destituido el fin de semana denunció esta mañana en Bruselas que sufre una persecución judicial y que no volverá a España si no le dan "garantías de un proceso justo".

"Estoy aquí para actuar con libertad y seguridad. Hemos venido a buscar garantías que el Estado no nos da en Cataluña. Más que un deseo de justicia lo que percibimos es un deseo de venganza", dijo Puigdemont en una conferencia de prensa que convocó en el Club de la Prensa de la capital belga, a metros de la sede de las instituciones europeas. Lo acompañaron cinco de quienes fueron integrantes de su gabinete.

En una declaración leída en cuatro idiomas el líder separatista dijo que se considera todavía el jefe del gobierno legítimo de Cataluña, con lo que desconoció de manera explícita la intervención dispuesta el viernes por el presidente español, Mariano Rajoy . Afirmó que una parte del gabinete -encabezada por él- seguirá en Bruselas para instalar en la capital de Europa el problema catalán. Una suerte de gobierno en el exilio. El resto -con el ex vicepresidente Oriol Junqueras al frente- mantendrá sus funciones en Barcelona.

De todos modos, añadió que había ordenado a los funcionarios públicos que no se resistieran a la intervención de Madrid para "evitar situaciones de violencia". Y confirmó que los partidos independentistas competirán en las elecciones del 21 de diciembre que convocó Rajoy. "Le exijo un compromiso claro de que aceptarán los resultados", enfatizó.

Puigdemont está acusado de tres gravísimos delitos -rebelión, sedición y malversación- por haber conducido el proceso separatista que culminó con la proclamación de la república catalana el viernes pasado. Aquel fue su último acto oficial: horas después Rajoy, destituyó a todo el gobierno regional y tomó el control de la Generalitat.

Con la huida a Bélgica, Puigdemont y sus ex consellers intentan escapar a un casi seguro encarcelamiento. Los delitos que les achacan tienen penas de hasta 30 años de cárcel. El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, advirtió que pedirá la inmediata detención si no se presentan a declarar cuando los citen, lo que podría ocurrir antes del fin de semana.

Aunque descartó pedir asilo político -algo que hubiera desatado una inmediata crisis entre España y Bélgica-, el ex presidente dijo que se quedará en Bruselas para "garantizar mejor el cumplimiento de sus derechos" como ciudadanos europeos. Eludió responder con precisión qué hará cuando la Justicia lo convoque a declarar como acusado.

"No queremos escapar a la acción de la Justicia, pero queremos las garantías jurídicas en el marco europeo -dijo-. La querella del fiscal general del Estado confirma la extrema agresividad que plantea el gobierno español. No se sostiene jurídicamente, sino que busca perseguirnos políticamente por nuestras ideas."

A los ex funcionarios huidos los representa el abogado Paul Beckaert, experto en causas de derechos humanos que llevó causas de etarras refugiados en Bélgica.

Fuentes del independentismo indicaron que Puigdemont valoró desde la semana pasada la salida del país. Analizó tres opciones: Gran Bretaña, Holanda y Bélgica. Eligió el país sede de la Unión Europea (UE) porque le garantizaba tres cosas: el impacto mediático, el apoyo del nacionalismo flamenco que integra el gobierno belga y un sistema jurídico en extremo garantista que puede complicar una eventual extradición a España.

El gobierno de Rajoy considera que, al tratarse de un ciudadano europeo, las autoridades belgas deberían tramitar sin dudar la entrega de los ex funcionarios si se dan las órdenes de captura. Cualquier otra actitud sería dudar del estado de derecho y las garantías democráticas de España, un socio de la UE.

En medio de la confusión del día, Rajoy convocó de urgencia una reunión del Consejo de Ministros para tomar decisiones del tema de Cataluña que se difundirán a última hora.

En esta nota:EspañaMariano RajoyCarles Puigdemont

En Barcelona, la épica pasa al olvido ante el derrumbe de una república que no fue

Sin rebeldía o resistencia, los separatistas acatan las órdenes de Rajoy

Puigdemont se refugia en Bruselas ante el avance firme de la intervención

Joaquín Sabina, en contra de los nacionalismos

Las contradicciones del independentismo catalán tras el viaje secreto de Puidgemont a Bruselas

Cataluña: Carles Puigdemont viajó a Bélgica el mismo día en que la Justicia lo acusó por rebelión y sedición

Lo Último

Arabia Saudita arresta a 11 príncipes, 4 ministros y un multimillonario

Arabia Saudita detuvo a 11 príncipes y 38 ex ministros, incluyendo un multimillonario príncipe que tiene …